23 may. 2014

La Mujer Empoderada...


Decálogo de La Mujer Empoderada.
1. Cuida su bienestar personal, profesional, financiero y emocional. Sabe que es importante estar bien en todos los aspectos de su vida, incluidos el financiero y el emocional. Le dedica tiempo a cada área de su vida y busca mantenerse sana. Si detecta que le falta fortalecer alguno, es congruente y trabaja a favor de ello.
2. Asume la responsabilidad de sus actos. No le gusta responsabilizar a los demás de lo que pasa en su vida y asume las consecuencias de sus decisiones, ya sea que éstas se reflejen en acciones u omisiones. Si comete errores, aprende de ellos; si tiene aciertos, los valora y sigue adelante.
3. Disfruta su sexualidad y la ejerce con conciencia. Reconoce que la sexualidad es un aspecto importante de su vida; la cuida y ejerce con respeto hacia si misma. Se protege y toma acciones congruentes con lo que cree y valora.
4. Sabe que el silencio es una opción y no una condición. Sabe que su palabra tiene valor y la respeta. Se calla cuando decide hacerlo y no permite que la obliguen a callar por ser mujer. Apoya a otras mujeres a expresarse y es respetuosa de los puntos de vista y opiniones diversas a la suya.
5. Busca soluciones y no justificaciones. No le gusta justificarse, le gusta comprender lo que sucede y encontrar respuestas y soluciones a las situaciones que no entiende o que no resultaron como las planeó o pensó. Sabe que errar es parte del aprendizaje y no se detiene, más que para aprender, cuando tiene que hacerlo o simplemente, decide hacerlo.
6. Reconoce y apoya el talento en otras mujeres. Sabe que la solidaridad es central para el desarrollo y crecimiento de las mujeres y también sabe que las mujeres unidas hacen la diferencia. Cuando conoce –y reconoce- el talento en otras mujeres no se siente amenazada, al contrario, lo apoya y valora.
7. Sabe que el temor sólo se vence enfrentándolo. No se detiene por el miedo, reconoce que lo tiene, toma precauciones y sigue adelante. Sabe que los miedos no desaparecen solos, hay que enfrentarlos, y si es necesario, pide ayuda para poderlo hacer.
8. Evita la violencia y construye puentes. Sabe que la violencia sólo genera violencia y prefiere tender puentes cuando es posible hacerlo. Los puentes unen a las personas, la violencia las destruye. Si es imposible construir, lo reconoce, y sigue adelante buscando opciones, pero no considera la violencia como alternativa.
9. Sabe que es un factor de cambio y transformación para su comunidad. Sabe que forma parte de una sociedad y que puede tener múltiples pertenencias (familia, trabajo, colonia, país, asociaciones, etcétera). Como tal, se asume parte de la(s) misma(s) y aporta lo mejor de si misma. Lo que hace, repercute en su entorno, y por ello, trata de hacer y dar lo mejor.
10. Decide cómo sentirse ante los desafíos y no responsabiliza a las demás personas de sus emociones. Sabe que su bienestar y equilibrio emocional es responsabilidad suya, no hace a las demás personas responsables de su sentir y pensar. Se sabe dueña de sus pensamientos y decisiones, y entre ellas, está el decidir cómo sentirse ante las cosas que pasan. En consecuencia, decide actuar con base en sus ideas y creencias, no en función de las de los demás.
Claudia Calvin.
Feliz Fin de Semana... Se les quiere...

16 may. 2014

CAMBIOS NECESARIOS...


Buenos días mi gente hermosa!!! Muchos meses sin pasar por aquí es que el facebook nos absorbe y dejamos otras paginas que también nos reclaman, bueno es mi caso...
Hoy vengo con renovadas energías a retomar este sitio que es miooo y que como dice el titulo de esta entrada requiere cambios necesarios, les cuento que cumplí años hace dos días ya mis 55, guau como pasa el tiempo de rápido! Pero me siento muy feliz, tranquila y con mucho de lo que me preocupaba resuelto... 
En Enero me hicieron una Histerectomia total xq tenia un tumor en el ovario derecho y un inmenso mioma en mi matriz, afortunadamente lo del ovario resulto ser un quiste grande torcido, hemorragico y abcesado osea todo feo pero benigno... 
Bueno y aquí estoy de vuelta con muchos proyectos personales y retomando viejas aficiones que había dejado de lado como mis amados pinceles, siii estoy pintando y les traeré los resultados...
Hoy les traigo una reflexión que me identifica y que quise compartir con ustedes un poco para romper el hielo de la ausencia... 

UNA MUJER SABIA
Dicen que a cierta edad las mujeres nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que sólo cabe el ímpetu de los años jóvenes.
Yo no sé si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable, pero nunca fui tan consciente de mi existencia, nunca me sentí tan protagonista de mi vida, y nunca disfruté tanto de cada momento de mi existencia como ahora.
Descubrí que no soy una princesa de cuento de hadas, descubrí al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, de hacer cosas indebidas, de no responder a las expectativas de los demás. Y a pesar de ello.... ¡quererme mucho!
Cuando me miro al espejo ya no busco a la que fui... sonrío a la que ahora soy.... Me alegro del camino andado, asumo mis contradicciones. Siento que debo saludar a la joven que fui con cariño, pero dejarla a un lado porque ahora me estorba. Su mundo de ilusiones y fantasía, ya no me interesa.
¡Qué bien vivir sin la obsesión de la perfección! ¡Qué bien no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños!
Descubrí que puedo pasar tiempo conmigo y disfrutarlo, que no necesito de nada ni nadie para ser feliz. Que mi actitud ante la vida es lo que crea mi realidad, y que mientras mas me doy sin esperar nada a cambio, mas recibo.
UNA MUJER SABIA ACEPTA ESO Y MUCHO MÁS.
Feliz Fin de Semana... Se les quiere un montón...